Microrrelatos de Plácido Romero

viernes, 16 de agosto de 2013

Viejos

En las residencias, en los asilos, en los geriátricos, se preparan para lo inevitable, mueren cada día un poco, agonizan rodeados de tristeza. Por eso, amigos y amigas, el gobierno ha decidido cerrarlos. Ya sabéis que se están acometiendo recortes y ajustes, y es preciso acabar con ese pozo sin fondo que es la asistencia a los que no trabajan. Amigos y amigas, tenéis que comprenderlo: es inevitable. La sabia naturaleza se comporta igual. Los viejos elefantes, por ejemplo: dejan la manada y mueren en soledad. Se sacrifican por el grupo. Nosotros, amigos y amigas, les ayudaremos en su tránsito. Abandonarán felices este mundo.