Microrrelatos de Plácido Romero

jueves, 25 de mayo de 2017

Relación imposible

Se conocieron en la sala de espera. Comenzaron a charlar. Rápidamente congeniaron. Se intercambiaron los teléfonos. Guasapearon durante varias semanas. Descubrieron que estaban hechos el uno para el otro. Desgraciadamente, el agorafóbico y la claustrofóbica no fueron capaces de ponerse de acuerdo sobre un sitio en que volver a verse.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

miércoles, 24 de mayo de 2017

Después de asesinar a su marido

Después de asesinar a su marido, fue detenida por la policía. A pesar de que sufrió un interrogatorio exhaustivo y brutal, consiguió convencer a los agentes de que se había tratado de un accidente. Quedó libre. 

Cuando regresó al circo, la lanzadora de cuchillos puso un anuncio pidiendo un ayudante.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

martes, 23 de mayo de 2017

Casa tomada

La segunda o tercera vez que vino a casa, dejó un cepillo de los dientes. Más tarde, aduciendo que no le gustaba el mío, trajo un dentífrico. Pronto llenó el baño de peines, lociones, cremas. Un día metió una muda en la mesita de noche. Sin consultármelo. Un par de semanas después me dijo que iba a traer cuatro cosas en la maleta.

Ayer salí de mi casa, que ya no era mía.

Microrrelato publicado en Trabalibros.com

domingo, 21 de mayo de 2017

Últimas palabras

Camanchaca está agonizando. Sus hijos permanecen junto a su lecho sin entender lo que dice: habla en una lengua indígena. Deciden llamar a un filólogo para traducir lo que susurra. La vieja no para de repetir unas palabras, las últimas que nadie pronunciará en ese idioma: “Cojones, dejadme morir tranquila”.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

martes, 16 de mayo de 2017

Padrenuestro

–Reza un Padrenuestro y tus pecados serán perdonados –le aseguró el cura.

Empezó. 

–Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en…

Desafortunadamente, el verdugo no le dejó terminar. Abrió la trampilla y le mandó directo al infierno.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

lunes, 15 de mayo de 2017

La tragedia puede continuar

Lo ha concebido como un personaje secundario, pero no para de robarles escenas a los protagonistas. Su viveza e su ingenio, incluso, comienzan a exasperar al autor que, sintiéndose amenazado, decide su muerte: Mercucio recibe una inesperada estocada que va dirigida a otro. Shakespeare resopla aliviado. La tragedia puede continuar.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

miércoles, 10 de mayo de 2017

Un sueño

Para mí, Alicia es la mujer más hermosa de la tierra, la más divertida, la única. Juntos, lo hemos pasado muy bien. Gracias a ella, he conocido Roma, París, Nueva York. He sido afortunado conociéndola. Sin Alicia, yo no sería nada. ¡Lástima que todo tenga que acabar cuando ella despierte!

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

lunes, 8 de mayo de 2017

Querella infernal

Después de años saltándose normas y atravesando líneas rojas, a Ginés Valderrábano, no le asombró acabar allí. Incluso le habría sorprendido que su condena fuera otra. Sin embargo, pasado un tiempo, Valderrábano encontró que aquel lugar no cumplía sus expectativas; lo había pasado peor en algunas audiencias previas. Cuando advirtió que los estúpidos guardianes no se tomaban su trabajo con demasiado celo, tuvo una idea: satisfaría su gusto por litigar. Exigiría que se le aplicaran con todo el rigor posible los castigos que merecía. 

Valderrábano preparó su argumentario sin premura, cuidadosamente: después de todo, disponía de todo el tiempo del mundo. Redactada la querella, no supo dónde presentarla. Decidió, por fin, entregársela al primer mentecato que viera con el encargo de dársela a su jefe. Pensó que no tendría que preocuparse qué juez le tocaría por turno correlativo. Allí, en el infierno, Lucifer era el único juez.

Microrrelato seleccionado en el IX Concurso de Microrrelatos sobre Abogados

sábado, 6 de mayo de 2017

El creador

Examinó su obra. En un principio, había creído que estaba bien. Sin embargo, algo no terminaba de convencerle. Analizó los personajes que había concebido. Advirtió que eran planos, les faltaba profundidad, no evolucionaban. Supo que, para desarrollar la historia y ganar interés, tendría que introducir algún conflicto. Comenzó a reflexionar. Quizá si salieran de allí, si se enfrentaran al mundo, serían menos aburridos. Pero, ¿cómo hacerlo? Encontró pronto la solución. Introduciría un nuevo personaje, un antagonista. Se acercaría a la mujer. La seduciría y convencería para que arrancara y comiera una fruta del árbol prohibido, para que engañara al hombre.

martes, 2 de mayo de 2017

Quisicosas

¿Qué pensaríamos de Julio César, que mató o esclavizó a un tercio de la población de la Galia, si hubiera vivido en el siglo XX?
--
Curioso. Coronel y columnista tienen un mismo origen etimológico.
--
Curioso. Bisturí y pistola tienen un mismo origen etimológico.
--
Curioso. Gitano y aciago tienen un mismo origen etimológico.
--
Curioso. Andaluz y vándalo tienen un mismo origen etimológico.
--
Curioso. Bodega y botica tienen un mismo origen etimológico.
--
Curioso. Grotesco y críptico tienen un mismo origen etimológico.
--
Hartos de que les llamaran salvajes e idólatras, los godos se bautizaron en masa. Los muy bárbaros abrazaron la herejía arriana.
--
Sospecho que a Dios le aburrimos y me temo que no se ocupa de nosotros.
--
Si el castellano es un latín mal hablado, ¿qué es el andaluz?
--
¿Calvino estaba predestinado a ser un hereje?
--
Weber se equivocaba. La culpa no es del catolicismo, sino del latín. El capitalismo se basa en el negocio, que tiene un componente negativo.
--
Resulta que los dioses romanos no eran inmortales: perecieron súbitamente el 27 de febrero del año 380.
--
Curioso. Hay libros que demuestran la existencia de Dios. ¿Y por qué no hay libros que demuestren que la mano tiene cinco dedos?
--
Curioso. Español no es una palabra española.
--
Curioso. El moro Mizzian rindiendo tributo a Santiago Matamoros.
--
Curioso. Colón descubrió América en 1492. Ocho años después, en 1500, Américo Vespucio visitó por vez primera el Nuevo Mundo.
--
¿Se sentirá orgulloso el Gran Arquitecto de Calatrava?
--
¿Quién era César para exigir a su esposa honestidad?
--
Twitter
Ayer ya pasó y no hay mañana. Sólo existe el ahora.
--
¿Creen en Dios o le desean?
--
Hay una mujer que me hace llorar: mi dentista.
--
¿Pensaba Gracián que había sido una desgracia que el arcabuzazo no hubiera herido a Cervantes en la mano diestra?
--
Ella era tan inteligente, tan guapa y tan divertida que me resultó extraño que quisiera tener una segunda cita conmigo.
--
Hay tantas cosas que ya nunca seré que no me cabe duda de lo que soy.
--
Aprovecha las vacaciones para dar a su vida un giro de 360 grados.
--
Onetti sostenía el vaso de whisky en la mano derecha y el cigarrillo en la izquierda. Escribía con la mano que le quedaba libre.
--
El momento más feliz del día es cuando me quito las gafas y percibo el mundo tal como es: borroso, indefinido, confuso.
--
Robbe-Grillet tiene mérito: todos hablan de él, pero nadie le lee.
--
¿Nietzsche dijo que Dios había muerto un Sábado Santo?
--
Soy muy obtuso. Trato de solucionar todos mis problemas leyendo.
--
Chocante que, hace sesenta años, un escritor de ciencia ficción imaginara un salto en el hiperespacio pero no la igualdad de género.
--
Mi madre quiere que me peine bien el flequillo. Todavía no se ha enterado de que ya no tengo flequillo.
--
¡Cuántos crímenes se cometen por el margen de beneficio!
--
Estoy de vacaciones. Al parecer, mi musa también.
--
Durante la Semana Santa. ¿también se encerrará Dios en casa como hago yo?
--
Si ella supiera que la engaño con Marguerite Yourcenar...
--
Pierdo todas las batallas, pero no consigo que la guerra acabe.
--
¿Saldrá Dios en las procesiones?
--
Mis virtudes están tan escondidas que ni yo mismo sé cuáles son.
--
¡Qué bien se me da tomar decisiones equivocadas!
--
Prim: “¡Los Borbones, jamás, jamás, jamás!” Después de tres restauraciones borbónicas, uno piensa que a Prim le faltó un jamás.
--
Si se hiciera justicia con la etimología, un asesinato sería un homicidio y un homicidio, un asesinato.
--
Quien esté libre de burlas que lance la primera pulla.
--
¿Realmente es falta de ambición?
--
Enzo Ferrari: "El mundo es una cárcel y todos somos reclusos". Entonces, yo prefiero el módulo de aislamiento.
--
Procura, cuando vayas a romper con el pasado, no truncar el futuro.
--
Oración del agnóstico
Dios mío, casi nunca he creído en ti, pero siempre te he necesitado.
--
Está la dignidad de quien pierde de vez en cuando. Está la miseria de quien pierde siempre.
--
Paradójico que, en la Primera Guerra Mundial, los mariscales de campo casi nunca salieran de su despacho.
--
Y siempre acaba llegado ese terrible momento en que no nos está bien ninguna ropa del Zara.
--
Mi único crimen es el tiempo que les robo al trabajo y la familia. Y es un crimen necesario.
--
¿Por qué no puede ser abril todo el año?

domingo, 30 de abril de 2017

Experimento

Cuando Gregor Silverstein se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su litera convertido en un monstruoso insecto. Faltaba poco para que sonara la sirena que anunciaba el comienzo del día y sus compañeros aún no se habían despertado. Con toda la rapidez que pudo alcanzar con sus seis patas, Gregor abandonó el barracón: el siempre hambriento Rothstein no dudaría en darse un festín a su costa si lo viera.

En medio del patio se encontró con un guardia que le ordenó regresar al laboratorio. Allí, el doctor Mengele contempló alborozado el éxito de su experimento.

Microrrelato finalista del III Concurso de Mixtificaciones Históricas de Sabiote

miércoles, 26 de abril de 2017

Así tenían que ser todos los ajusticiados

Fue tan amable conmigo que, lo admito, me esforcé en hacerlo lo mejor posible. Le corté la cabeza de un certero golpe. 

Para mi sorpresa, me preguntó educadamente si ya había acabado. 

–Sí –le respondí. 

Entonces Dionisio cogió su cabeza y se marchó. 

Así tenían que ser todos los ajusticiados.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

domingo, 23 de abril de 2017

El sueño de todo librero

Cuando me instalé en aquel lugar, mis colegas se compadecieron de mí; me dijeron que allí sólo vivían labriegos nada interesados en la lectura. Sin embargo, lo admito, tuve suerte; encontré a un cliente que era el sueño de todo librero. No paraba de encargarme volúmenes que tenía que traer de Madrid, de Zaragoza, de Amberes. Nunca regateaba el precio. Sólo a veces me pedía que le guardara un libro, pues debía vender unas fanegas de tierra para conseguir más dinero.

Un día desapareció. Lo vieron salir por la puerta falsa de un corral vestido estrafalariamente. Le echo de menos.

Microrrelato para el Concurso de #HistoriasdeLibros de Zenda

domingo, 16 de abril de 2017

Un último truco

Como su magia ya no conseguía sorprender, anunció un último truco. El público se congregó expectante. Sin embargo, el ilusionista no salió volando ni se esfumó: algo había fallado. 

Cuando se certificó la muerte del mago, sus decepcionados seguidores se dispersaron. 

Pocos de ellos supieron que resucitó al tercer día.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

sábado, 15 de abril de 2017

Microcuentos

Cenicienta, Blancanieves y la Bella Durmiente acabaron con todas las perdices. El lobo tuvo que comerse a Caperucita.
--
Penélope ya no podía más. Le resultaba imposible satisfacer a sus 108 pretendientes. Envió a Telémaco a buscar a Ulises.
--
¿Me mintió cuando me dijo que me amaba? ¿O me mintió cuando antes de abandonarme me dijo que me amaba como el primer día?
--
Voy a tener que comprar un nuevo atrapasueños. Parece que el viejo está lleno: anoche tuve una pesadilla.
--
–Mijita, ¿cómo has conseguido escapar del bosque oscuro?
–Los monstruos empezaron a discutir quién iba a devorarme.
--
Para sobrevivir en el bosque negro, tuve que convertirme en una bruja.
--
¡Pobre Schahriar! ¡Qué ingenuo! ¡Mira que creerse los cuentos de Scheherezade!
--
La secuestraron, la vendieron, la embarcaron hacia América, la revendieron, la azotaron, la violaron. No dejaron de llamarla salvaje.
--
Cuando le vio por vez primera, Jane comprendió que Tarzán sería un salvaje en la cama.
--
Scheherezade contrató a un negro para que le escribiera los cuentos, lo cual le acabó costando la cabeza.
--
Lo que más le gustaría al Holandés Errante sería naufragar.
--
Hitler comprendió demasiado tarde que su libro era imposible de adaptar.
--
Cuando la niña cruza el oscuro bosque oscuro, se hace la tonta
--
Cenicienta estaba tan desesperada que dejó seis pares de zapatos en las escaleras de palacio.
--
Harto, salté por la ventana. Estaba tan desesperado que olvidé que vivía en un primero.
--
Al Minotauro le sorprendió descubrir que había sido concebido durante una salvaje fiesta en el palacio de Cnosos.
--
Era tierno, atento, delicado, sensible, melifluo. Era aburrido.
--
–Vengo a matarte.
–…
–He dicho que vengo a matarte.
–…
–Bueno, está bien. Sólo te remataré.
--
Era tan guapo y simpático que Cenicienta perdió los dos zapatos.
--
Después de publicar un libro de cuentos, centró su esfuerzo en la redacción de una novela río. Murió ahogado en el primer volumen.
--
Le odiaba tanto que comenzó a pensar que le amaba.
--
El cura no les dejó acudir disfrazados de Adán y Eva, así que tuvieron que celebrar una boda civil.
--
Fue un asesinato tan sanguinolento que el juez, además de condenarle a cuarenta años, le obligó a limpiar la escena del crimen.
--
Un pequeño fallo en los cálculos. Y Noé tuvo que explicarles a los dinosaurios que no podían subir al arca.
--
Cuando el dinosaurio despertó, Noé ya había partido.
--
Le invité una vez a cenar. Y se presentó con una botella de lambrusco.
--
Cuando despertó, Scheherezade todavía no había terminado de contar la historia del mandadero y las tres doncellas.
--
El día de su boda, Laura tomó prestado al novio de Mónica y se lo llevó al servicio.
--
El canto de las sirenas era horripilante, pero Ulises, que no quería echar por tierra un mito, no se lo dijo a sus marineros.
--
Desde que Caronte acepta el pago en vino, el Aqueronte se ha convertido en el río del Olvido.
--
Cuando el banquero le propuso invertir en renta variable, Caronte comenzó a remar más rápido.
--
No parecía dispuesto a bajarse del pedestal. Tuvimos que derribar su estatua.
--
Tuvieron que aplazar la boda a septiembre. El cura les había suspendido el cursillo prematrimonial.
--
Aunque Sancho aseguró de que se trataba de molinos de viento, se guardó mucho de acercarse a ellos.
--
Han llegado al punto en que sus palabras son ruido.
--
Se arrancó un ojo, se cortó la mano izquierda y la pierna derecha. Y sólo quedó segundo en el concurso de disfraces de piratas.
--
Querría ser otra persona. Querría no ser.
--
Prometí amarle hasta que la muerte nos separase, pero no se entera. Todas las noches viene a molestarme.
--
Por la noche no olvido ese vaso de vino que me ayuda a olvidar todo lo demás.
--
Cuando se perdió en el bosque, se encontró a sí mismo.
--
Efecto Pigmalión
Judas no quiso defraudar las expectativas del rabí.
--
No fue capaz de guardar silencio. Habló y habló. Y el viento se llevó sus palabras.
--
Fría venganza
El maquillador de cadáveres sonrío al ver a Natalia. La dejó fea para toda la eternidad.
--
El hombre bala salió disparado al infierno. Demasiada pólvora.
--
–Si no le amabas, ¿por qué te casaste con él?
–Para no aburrirme mientras esperaba al auténtico amor de mi vida.
--
El psicoanalista me dijo que tenía derecho a guardar silencio y que cualquier sueño podía utilizarse en mi contra.

viernes, 14 de abril de 2017

Sin vista

No paro de enviarles microrrelatos y no consigo que me publiquen ninguno. Los he escrito de todas las temáticas: policiales, de terror, humorísticos, de payasos. Se acabó. No les remitiré ninguno más. Sospecho que ni siquiera los leen, a pesar de que siempre he cumplido su absurdo requisito de no superar una cuartilla: las diminutas letras que debo utilizar me están dejando sin vista.

Microrrelato ganador semanal del Concurso de Microrrelatos de Radio Castellón

viernes, 7 de abril de 2017

Planificación familiar

–Señora Akombi, ¿cuántos hijos tiene?

–Seis, doctor, seis hijos. Cuatro niños y dos niñas. Ya tengo suficientes. No quiero más.

–Dígame: ¿por qué ha tenido seis hijos?

–Es por culpa de mi marido, doctor. Me quedo embarazada cada vez que me mira.

–Entonces, señora Akombi, tendremos que arrancarle los ojos.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES

martes, 4 de abril de 2017

Quisicosas

¿Por qué las iglesias no tienen horario de 24 horas?
--
Lo ve todo tan de color de rosa que no me deja otra opción, para compensar, que ponerlo todo negro.
--
Se jacta de que todo le sale bien, es decir, le falta espíritu crítico.
--
Me faltan oportunidades para ser optimista.
--
¿Tantos teléfonos inteligentes no nos están volviendo estúpidos?
--
Ni siquiera puedo jactarme de ser rigurosamente inédito.
--
Es curioso. Hay escritores de éxito que esperan a morir para fracasar estrepitosamente.
--
Robespierre alardeaba de ser incorruptible. Hasta que murió.
--
Algo va mal. Cada vez que intentó dar un vuelco a mi vida acabo girando 360º.
--
¿Cómo se mata lo que ya está muerto?
--
–Hay tiempo para todo.
–Define todo.
--
¿No los soporto porque no me soporto?
--
¿Se volvió ciego Borges para no tener que verse en los espejos?
--
Piensa que lo tienes y así no lo necesitarás.
--
Se ha caído tantas veces que se pregunta si no sería mejor arrastrarse.
--
¿Le perdono para que me perdone?
--
Entonces, ¿antes de Copérnico el Sol giraba alrededor de la Tierra?
--
¿De verdad hay gente a la que le preocupa que Feliciano López prefiriera tomar un Happy Meal fuera que un cocido madrileño en casa?
--
¿No habría sido mejor que Caín esperara a un viernes de cuaresma para realizar su ofrenda a Dios?
--
¿Sueñan los androides de la Tierra Media con mûmakil eléctricos?
--
El león no devoró al ratón, pero ¿qué habría pasado si una gacela le hubiera quitado la espina?
--
Si Dios es tan grande, ¿cómo ha logrado esconderse tan bien?
--
Por mucho que intento mentirme no logro engañarme.
--
"Fernando VII, por la gracia de Dios." Pues vaya gracia.
--
¿Cuándo comenzó a torcerse la Iglesia? ¿Fue con Saulo o fue en Nicea?
--
Dios resulta tan incomprensible que los teólogos se ganan el cielo inventando justificaciones.
--
Los torpes británicos, al enviar a los judíos a Palestina, la convirtieron en un avispero. El pragmático Stalin los trasladó a Siberia.
--
¿Y si Dios hubiera creado al mundo para luego venderlo? ¿Y si el demonio fuera el comprador?
--
¿Y si este mundo sólo fue creado porque Dios se aburría?
--
Al menos no se me da mal que todos me ignoren.
--
Siempre me ocurre: cuando por fin encuentro un artículo interesante, me llama el médico.
--
Sun Tzu aconsejaba tomar la posición elevada. Sin embargo, en Austerlitz, Napoleón dejó que la ocuparan sus enemigos. Y los aplastó.
--
Maldito seas, Stephen King: te estás retrasando en publicar tu nueva novela. Y a mí no me queda tiempo.
--
Se protegía del mundo con una armadura de sarcasmo.
--
Santa Serendipia fue beatificada sin pretenderlo.
--
Padecen el complejo de Aladino. Esperan que algún genio les conceda todos sus deseos.
--
¿No ha durado ya demasiado el silencio de Dios?
--
Durante mucho tiempo, la Iglesia miraba las manos llenas, no las limpias.
--
Los teólogos han comenzado a preocuparse: últimamente, Dios está muy silencioso.
--
La llegada de los turcos fue recibida con alivio porque puso fin a la discusión bizantina.
--
¿Quién se ha dejado vencer por la pereza, mi musa o yo?
--
He visto la factura eléctrica y he decidido que ya no hace frío.
--
Mi futuro como escritor de best sellers es pasado.

lunes, 3 de abril de 2017

La siguiente noche

1
Una débil vibración le despertó. Se apresuró a cortar la alarma del móvil. Miró a su mujer: seguía dormida. Salió del dormitorio y se dirigió a la cocina. Allí envió el primer chat a B. Mientras esperaba la respuesta, se puso a hojear el Marca. Estaba en mitad de un artículo sobre Sergio Ramos cuando le llegó la respuesta de B. Él se apresuró a responder. Le preguntó qué llevaba puesto. La respuesta, que él conocía, tardó varios minutos: B. le dijo, por supuesto, que estaba desnuda. Él le pidió que le enviara una foto, aunque también sabía cuál sería su respuesta. 

Siguieron chateando durante una hora. Él envío un último mensaje y apagó el móvil sin esperar la respuesta. Siempre lo hacía así.

2
Su marido regresó de repente al dormitorio. Ella se pegó el móvil al pecho y fingió dormir. Él se metió en la cama y se cubrió con las sábanas. Al cabo de cinco minutos comenzaron a escucharse sus ronquidos. Ella volvió a encender el móvil. J. no había contestado su último mensaje. Quizá estaba enfadado porque tampoco esa vez le había mandado una foto. Ella se propuso enviársela la siguiente noche.


Microrrelato escrito para el Viernes Creativo de Elbicnaranja.wordpress.com

domingo, 2 de abril de 2017

De cinco participantes

A P.J.

Ese año, creí, sería el suyo. No me limitaría a alquilarle un traje y a comprarle una falsa espada de cazoleta. Le arranqué un ojo, le corté la mano izquierda e hice que le amputaran la pierna derecha.

Mi hijo Cristian quedó quinto en el concurso de disfraces de piratas.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES