Microrrelatos de Plácido Romero

martes, 27 de septiembre de 2016

Microcuentos

El último hombre se habría ahorcado si en la Tierra hubiera quedado un solo árbol.
--
Cuando me prometió las estrellas, le dije que sólo quería otra copa de vino.
--
Fui a la tienda de mascotas para que me devolvieran el dinero: el gato que me habían vendido sólo tenía una vida.
--
Me aseguró que todos sus poemas estaban dedicados a mí, incluso aquellos que escribió cuando aún no me conocía.
--
Odiaba tanto las arrugas que le pidió al cirujano plástico que le quitara también las de la mano.
--
Soy muy silencioso cuando paso por delante de la nevera. Procuro no despertar el apetito.
--
Ganaron los marineros que querían seguir navegando. Ítaca era un cementerio en vida.
--
Cuando el caballero vio el tamaño de aquel dragón, decidió seguir siendo soltero.
--
Mala suerte
Desde que aquella moto me atropelló y me dejó cojo, me levanto todos los días con el pie izquierdo.
--
En el mensaje de la botella, el náufrago, sin duda admirador de Verne, pedía un ejemplar de Escuela de Robinsones.
--
Antitética
Mi mujer me ha pedido que no que me quede mudo, que hable cuando estemos con sus amigas, pero que no diga tonterías.
--
Me dijo que todos esos sentimientos le salían del corazón. ¡Mentira! Se lo abrí y era como los otros.
--
El caballero encontró el castillo vacío. La princesa había sacado el dragón a pasear.