Microrrelatos de Plácido Romero

lunes, 12 de diciembre de 2016

Microcuentos

Mal hacía el sultán fiándose de Scheherezade, que era toda una cuentista.
--
Intenté escribir un relato en mil palabras, pero no lo conseguí. El protagonista se me perdió en el segundo folio.
--
Fue un viernes negro para su tarjeta de crédito.
--
Sabía imitar el gesto serio, el porte de su maestro. Lo que aún no había conseguido copiar era el valor para permanecer delante de un toro.
--
Bebió tanto que, cuando llegó la Muerte, la veía doble.
--
Dios se despertó sobresaltado y miró la hora. ¡Llegaba mil años tarde al apocalipsis!
--
Me destripó la película. Y yo a él.
--
Cuando llegó a la oveja 37.456, se dio cuenta, aliviado, de que ya había amanecido.
--
Cuando despertó, la durmiente no le pareció tan bella.
--
Cuando la madrastra vio a los dos niños que correteaban en casa de los enanitos, decidió no darle la manzana a Blancanieves.
--
In medias res
Comenzó mirándole la entrepierna.
--
Era una estanquera tan guapa que muchos estaban dispuestos a morir de cáncer de pulmón por ella.
--
Empezaba a contar y comenzaba por fin a coger el sueño, pero cuando aparecía la oveja negra volvía a desvelarse.
--
Cuando pasaron los efectos del alcohol, el príncipe se convirtió en rana.
--
El nuevo alcaide ha prohibido que los presos lean literatura de evasión.
--
El empresario quiso que su único hijo estudiara Economía. ¡Lástima! Le salió materialista.
--
Tras fracasar en su segundo intento de suicidio, decidió casarse con una viuda negra.
--
Ya desde que era novicia, su mayor deseo era ver por fuera los muros del convento.
--
Orfeo mira hacia atrás sabiendo que Eurídice morirá. Sabe que la felicidad y la inspiración no se llevan bien.
--
Su familia pasaba las vacaciones en una cabaña en el bosque. Era horrorosamente aburrido.
--
A sus ochenta y seis años, doña Ernestina estaría muy bien si no sufriera el Alzheimer de sus hijos, que llevan meses sin visitarla.
--
El sultán Schahriar está tan abobado que todavía no ha comprendido que Scheherezade es una cuentista.
--
Un día, su sombra desenfundó el revólver más rápido. Con la edad, Lucky Luke había perdido facultades.
--
Cuentista
Su mundo se desmorona, pero se empeña en sostenerlo con palabras.
--
En tiempos antiguos, aunque la fe movía montañas, era incapaz de conseguir que la Tierra girara alrededor del Sol.