Microrrelatos de Plácido Romero

domingo, 18 de agosto de 2013

Botilkos

Botilkos ordena que no enciendan ningún fuego, pues la madera está húmeda y el humo puede alertar a los romanos. Nadie protesta, aunque la noche es fría, todos se sienten cansados y sus ropas no han terminado de secarse.