Microrrelatos de Plácido Romero

sábado, 29 de octubre de 2016

Calle devastada

La calle estaba devastada. No había sido alcanzada por un rayo ni asolada por un huracán ni bombardeada. No. Simplemente, el alcalde había dado permiso para que la empresa de su primo instalara la red de fibra óptica.