Microrrelatos de Plácido Romero

lunes, 6 de marzo de 2017

Microcuentos

Los monstruos están alegres: han conseguido que la niña se despierte. Ahora podrán irse a dormir.
--
Cuando despertó, la página en blanco todavía estaba allí.
--
A pesar de su hallazgo, todos le ignoraron. Cuando murió, le dejaron tirado en la calle. Nunca reconocieron sus méritos al hombre invisible.
--
–Tengo pesadillas, doctor.
–¿Qué lee antes de irse a dormir?
–A Lovecraft.
–¡Por Dios, pásese a Corín Tellado!
--
Paradoja
Si no fuera tan inútil, es seguro que ya habría conseguido que le dieran un premio.
--
Su madre era una irresponsable. Todas las noches, después de leerle un cuento, la dejaba a merced de los monstruos.
--
Había pasado tanto tiempo odiándole que se dio cuenta de que lo necesitaba.
--
La zombi le mordió. El policía no trató de defenderse. Nueve meses después del carnaval, tuvieron un hijo.
--
A Ulises le extrañó que cinco niños corretearan por los pasillos de palacio.
–Son tus sobrinos –le dijo Penélope.
--
A Forrest Gump le causó sorpresa descubrir que era caucasiano. Toda su vida había creído que era de Greenbow, Alabama.
--
–Trátame como una princesa –me dijo.
–Mejor no –le respondí–. Soy republicano.
--
Al tercer vuelo, la alfombra persa se estropeó. Era Made in China.
--
–Te notó muy fría. ¿Sigues enamorada de mí? –me preguntó.
Le respondí con sinceridad:
–Como el primer día.
--
¡Pobre cinta de lectura! Lleva setenta y tres años entre las páginas 248 y 249.
--
¿Pistola o cuerda? Llevaba veinte años sin decidirse.
--
A César no le gustaba aceptar regalos. Ordenó que arrojaran al Nilo, sin desenrollar, la alfombra que le acababan de traer.
--
La memoria del móvil estaba llena: ya no podía sacar más fotos.
Los dos últimos días en Roma los pasó encerrado en el hotel.
--
–Desde que he regresado, encuentro Ítaca provinciana.
–Desde que has regresado, yo también, Ulises.
--
Mi mujer siempre fue de prisas. Se ahogó sin darme tiempo a inflar el flotador hinchable.
--
Escribía para conocerse mejor y, por lo mismo, no escribía mucho.
--
Se lo pidió a todos los dioses y ahora no sabe a cuál de ellos agradecérselo.
--
Busca a Dios, pero está endiabladamente bien escondido.
--
El ocho, tendido en la cama, sueña que es infinito.
--
Napoleón no lo entiende. En Santa Elena ha combatido mil veces la batalla de Waterloo y siempre la gana.
--
En la botella, encontraron una nota: Llegué a Utopía. Estas son las coordenadas: 93º 78’ N, 187º 89’ E. ¡Vengan!
--
La familia llevaba tanto tiempo sin estar junta que doña Benilde decidió morirse para reunirla de nuevo.
--
El viejo editor se comía escritores noveles en su tinta.
--
Marcó Utopía en el GPS del coche. Fue directo al cementerio.
--
Es muy poco selectiva. Para ella, todas las ranas son príncipes.
--
Era feo, su voz chillona resultaba insoportable, olía a colonia barata, tenía la piel áspera y, lo peor, sabía a demonios.
--
No se decidía por Mitra o Jesús. Le parecían iguales. Constantino tuvo que jugárselo a los dados.
--
Era poco ardiente. Tuve que esperar al apocalipsis zombi para que me mordiera.
--
La liebre no era tan tonta. Apostó a que iba a perder contra la tortuga.
--
Literal
–No quiero volver a verte nunca más –me dijo.
Sus deseos eran órdenes para mí. Le arranqué los ojos.
--
Después de treinta años, el psicoanalista ha cambiado de repente su diagnóstico. No sufro complejo de Electra, sino de Yocasta.