Microrrelatos de Plácido Romero

miércoles, 1 de marzo de 2017

Quisicosas

¿Los rezos son soliloquios?
--
Las cebollas nos consideran unos falsos. Sí, lloramos cuando las cortamos, pero son lágrimas de cocodrilo, porque nos las acabamos comiendo.
--
Crea dioses y te ignorarán.
--
Paradójico que Borges, en su juventud, escribiera a ciegas.
--
Según el obispo Usher, el mundo fue creado a las nueve de la mañana del 27 de octubre del año 4004 a.C. ¡Qué poco madrugador Dios!
--
Hoy en día tener una cuenta bancaria es lo mismo que jugar a una yincana. El premio imposible de alcanzar es no pagar comisiones.
--
Según cuentan los historiadores, a finales del siglo XV los castellanos comenzaron a experimentar con conejos de Indias.
--
Salió a la calle y miró el móvil para ver si llovía.
--
Los sordos fueron los únicos que apreciaron las excelencias de 4’33’’.
--
El profesor ha comprobado que sus alumnos son fukuyamistas: les gustaría que la Historia hubiera acabado en 1991.
--
El castellano sólo tiene cinco vocales. Y las pobres trabajan a destajo.
--
Sólo está allí para poder decir que ha estado allí.
--
¿Sería todo más fácil si careciéramos de pasado?
--
Domingo: día lastrado por el lunes.
--
Es extraño, pero hay ateos que son verdaderos fundamentalistas.
--
Sábado: tercer grado laboral.
--
Se jactaba de correr diez kilómetros en 5 minutos y 20 segundos. Era un fantasma.
--
¿No habría que echarle la culpa a Dios de que haya tantos ateos?
--
Viernes: ¿quién tiene ganas de celebrar nada?
--
No tengo nada que envidiar a muchos clásicos. Tampoco a mí nadie me lee.
--
Tiene pocos amigos y ninguna deuda que pagar.
--
La Historia no se repite casi nunca. Lo que suele repetirse es la Física y Química.
--
Miércoles: point of no return, es decir, sólo queda resoplar y seguir adelante.
--
Para no enfadarse, los leones del Congreso prefieren no mirar quién entra.
--
La Convención condenó a muerte a María Antonieta ante el peligro de que se convirtiera en una viuda negra.
--
Le dieron a elegir entre la corona y la cabeza. Luis XVI, que no era muy listo, decidió seguir conservando la corona.
--
Martes: tan cerca del fin de semana, tan lejos del fin de semana.
--
Lunes: palabra corta, día largo.
--
A Gracián le habría gustado que el arcabuzazo turco hubiera herido a Cervantes en la mano diestra.
--
La táctica que César utilizó en Farsalia hizo que Pompeyo perdiera la cabeza.
--
Si dudas entre Borges y Sabato, elige a Monterroso.
--
Mi pereza está cansada de que sea tan intolerante con ella.
--
En el infierno, el marqués de Sade golpea a Sacher-Masoch. Ambos se sienten en el cielo.
--
Los políticos oyen, pero no escuchan.
--
¡Ay, si el fútbol no fuera tan aburrido, qué bien lo pasaría los domingos!
--
Pensar que sólo puedo leer una decena de libros al mes.
--
Finjo tristeza porque ellos no encuentran ninguna razón para que esté alegre.
--
¡Qué pena no ser un marcapáginas!
--
¿Qué hice en otra vida para que me castigaran naciendo en Jaén?
--
Ser el peor también tiene su mérito, supongo, hacerlo todo mal.
--
Queremos ser tan ricos como los alemanes, pero sin trabajar tanto como los alemanes.
--
Borges y Monterroso tienen la culpa de que yo escriba tan mal.