Microrrelatos de Plácido Romero

miércoles, 12 de agosto de 2015

El paye

Se sentaba en la ribera y se quedaba horas y horas escuchando el correr del agua. El paye nos decía que, en su lenguaje, el río le contaba las historias que luego nos repetía a nosotros. Desde luego, no le creíamos.
Un día, advertimos que algo había sucedido aguas arriba: el río estaba en silencio, había dejado de fluir. No le dijimos nada al paye. Le llevamos a la orilla. 

No tardó en mostrarse inquieto.

–¿Qué le ha pasado al río? –nos preguntó–. Ha enmudecido.

–Ya verás como habla –le respondimos. 

Le dejamos allí y nos fuimos, como solíamos hacer. Al cabo de unas horas, cuando regresamos, encontramos muerto al paye.

Microrrelato finalista (ex aequo) del I Certamen de Microrrelatos sobre el río Bergantes