Microrrelatos de Plácido Romero

jueves, 3 de septiembre de 2015

Copiando El Aleph

Mi profesor de taller literario me recomendó que copiara a máquina El Aleph.

–Te servirá para pulir el estilo –me dijo.

Tres meses después, cuando estaba terminando ‘El inmortal’, primero de los cuentos del libro, mi profesor me aconsejó que aprendiera a escribir a máquina.