Microrrelatos de Plácido Romero

domingo, 27 de septiembre de 2015

Nota

El estofado que sobró el martes está en la nevera. Caliéntalo en el microondas cuando te dé hambre. No me esperes. He ido a suicidarme.