Microrrelatos de Plácido Romero

martes, 16 de mayo de 2017

Padrenuestro

–Reza un Padrenuestro y tus pecados serán perdonados –le aseguró el cura.

Empezó. 

–Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en…

Desafortunadamente, el verdugo no le dejó terminar. Abrió la trampilla y le mandó directo al infierno.

Microrrelato publicado en RELATOS EN CINCUENTA PALABRAS Y OTRAS MICROFICCIONES